lunes, 9 de agosto de 2010

Otro lunes

Hoy ha sido otro lunes. Nueve de agosto, 32 grados a las 8 de la tarde, gente, y gente, y gente... Dios mío, cuánta gente hay de vacaciones a estas alturas del año! Y están todos en la catedral de Santiago intentando abrazar al Apóstol! Como si les fuera a devolver el abrazo! En fin, que estoy agotada, y casualmente solita por unos días así que he pensado... hummmm, todo el ordenador pa mi! Y aquí estoy tecleando.
Pienso mucho últimamente, cómo no, sería raro que no le diera vueltas al coco. De repente, hemos elegido por fin piso y me entra un vértigo! Me siento atada, voy a pasar los próximos ¿treinta? años de mi vida obligada a vivir en ese piso! Se me cierran puertas: volver a Carnota?, vivir en Marin? No, ya no, ya no hay opción. Supongo que eso significa que HE TOMADO UNA DECISIÓN. Es decir, ME VOY HACIENDO ADULTA (ya lo era pero no quería darme cuenta). Y bufffff! qué presión! Me entran todas las dudas del mundo!

Con mi compañera de trabajo hablo de miles de cosas, ocho horas al dia compartiendo columna salomónica dan para mucho. Y hoy le tocó a esto, a la vida, a hacerse mayor, a SER MADRE.
Otra comedura de tarro! Porque no tengo demasiadas ganas...por ahora.
Y a veces me gustaria saber por qué. Se supone que a mi edad y con pareja estable debería estar pensando en ello, no? Pues sí, pienso en ello, pero porque se me está pasando el arroz, porque en un par de años ya voy a ser una madre mayor. Y no quería eso cuando de pequeña pensaba en mi futuro. Y porque soy la única que queda a mi alrededor. Pero es que no me apetece!

¿Será algo que se lleva en la sangre, lo del instinto maternal? Quiero decir, ¿se hereda el deseo de tener hijos? Porque muchas veces pienso en mi madre cuando a los 24 años tomó la decisión de serlo, y llego a la conclusión de que debía de ser como mi hermana y yo: dos mujeres de más de treinta a las que les gusta su trabajo, su libertad y su independencia, y con una pasión incontenible por viajar. Lo que pasa es que hace 38 años lo de la maternidad iba implícito en el matrimonio, y la sociedad pensaba de otra manera. Así que dejó su trabajo cuando se casó, y dedicó su vida a criarnos, literalmente, sobre todo porque sus padres no vivían cerca, y mi padre, se pasó meses y meses en la mar. Y qué bien lo hizo!

Nos quiere y nos ha querido siempre con locura, y su labor como madre ha sido admirable (mira qué xeitosas somos las dos, y qué listas, y qué buenas personas....). Pero pienso que, a lo mejor, si hubiera nacido 30 años más tarde estaría preguntándose, como yo, por qué no le acaba de llegar el instinto maternal, y por qué siente ese imperioso impulso de salir y ver el mundo.

Me alegro de parecerme a ella. Y también de haber nacido 30 años después.
Pero sobre todo me alegro de que ella decidiera ser madre!



"Maternidad". Gustav Klimt.

7 comentarios:

  1. Pues blanco y en botella!!!tu misma das la solución a tu conflicto....no ves lo bien q le resultó a tu madre, q nada más veros le salió el instinto por los cuatro costados???
    Yo sinceramente te recomiendo q no te pierdas la experiencia q es la mejoor del mundo sin duda!!!

    ResponderEliminar
  2. "pareja estable"12 de agosto de 2010, 13:16

    O de Carnota non está totalmente descartado. Menos aínda despois da excursión destes tres días.

    ResponderEliminar
  3. Me identifico mucho con lo que dices del 'instinto maternal' claro que yo tengo dos años más para pensarlo, jijijiji..... noraboa (ou non...) pola compra do piso!! si hay algo bonito en eso de 'atarse' con una casa, o al menos lo es para mi, es poder ir construyendo poco a poco no una casa, sino un hogar con la persona que quieres, así que ánimo, que ahora empieza para vosotros otra gran aventura...

    ResponderEliminar
  4. No creo que se nazca con instinto maternal, creo que sólo se despierta con el paso de los años,cuando ves que te haces mayor, o con la propia experiencia de la maternidad. En lo que creo que estás equivocada es en el hecho de que la maternidad sea un impedimento para que crezcas en tu profesión, gracias a Dios eso ya no ocurre. Además, aunque tengas hijos vas a poder seguir viajando, con o sin ellos.
    Ojalá dentro de taitantos años alguien se alegre de que te decidieras a ser madre!!!!!

    ResponderEliminar
  5. a ver, rufi, no me malinterpretes: no es que piense que ser madre me quitará la oportunidad de hacer otras cosas, viajar y demás. No, es simplemente que ahora mismo todas esas cosas me apetecen mucho más... por eso mi conflicto, porque si ahora mismo veo la maternidad como una obligación de la edad y no como lo más maravilloso del mundo, quizás deba esperar... no?

    ResponderEliminar
  6. Sorry. No puedo ayudarte; ya sabes mi opinión!!!!

    ResponderEliminar
  7. Opta por un can; póñennos menos vacunas cós nenos, pódennos sacar a pasear os avós durante varios días, non precisamos silliña para o coche... Guau!

    ResponderEliminar